14 Reglas de etiqueta para el uso correcto de joyería

14 Reglas de etiqueta para el uso correcto de joyería

Incluso las elegantes joyas siguen sus propias reglas de etiquetas para cada ocasión, personalidad e incluso para cada momento de día o temporada del año. Así que si quieres saber como lucirlas de la forma adecuada, sigue leyendo. 

14 Normas a seguir para el uso correcto de joyería 

  1. Para las mujeres, en el día, podemos utilizar bisutería o accesorios combinados con otros materiales (madera, nácar, etc). 
  2. Para la oficina, usar joyas exageradas no es apropiado, ya que de seguro querrás ser distinguida por tu capacidad y desempeño profesional, y no por desviar la atención hacia tus prendas o accesorios cuando estás hablando con una persona.  
  3. Para las ocasiones formales o actos nocturnos podemos usar joyas más brillantes o aquellas clásicas o de bisutería fina. Para una boda, por ejemplo, lo discreto, delicado y clásico nunca pasa de moda y siempre te hará quedar bien. 
  4. Hay que evitar usar cualquier pieza de joyeríao accesorio en eventos deportivos o al practicar deporte, con la excepción de esa cadena que uno siempre lleva debajo de la ropa o de las pequeñas pulseras que ya se han pegado a nuestra mano como una segunda piel. Nuestras piezas favoritas del joyero. 
  5. Durante el verano es mejor abandonar los metales y las piedras preciosas, dándole preferencia a la madera, los minerales económicos, el coral y el plástico. Igualmente, no hay que combinar accesorios complejos y pesados deinvierno con ropa de verano. 
  6. Aunque según el protocolo, los relojes no deben llevarse con vestidos de noche, aunque sean muy hermosos y estén completamente cubiertos de diamantes, hemos de decir que las cosas han cambiado mucho y las mujeres se niegan a despojarse del reloj. 
  7. Por otra parte, si se ha decidido a usar un broche brillante, será mejor evitar el collar para llevar a cabo la máxima de que «menos es más.»  
  8. Las personas bajas no deben llevar collares demasiados largos. Si es una persona alta sí que puede llevar un collar o colgante algo más largo que puede llegar, incluso, a la altura de la cintura. 
  9. Si tenemos los brazos largos nos podemos poner brazaletes más anchos, o varias pulseras juntas. Pero si tenemos los brazos cortos es mejor utilizar brazaletes más finos y no vestir varias pulseras juntas. 
  10. En el caso de los anillos ocurre lo mismo que con los brazos. Influye la longitud y el grosor de los dedos. Los anillos anchos acortan los dedos y acortan las manos, sobre todo cuando llegan a los nudillos. 
  11. Los pendientes grandes como aros, etcétera, favorecen a las caras delgadas y afiladas. Los pendientes más rectos, con caída muy lineal favorecen a los rostros más voluminosos o redondos porque les alargan un poco. 
  12. Joyería Lorena, expertos en joyas, resalta que en la elección de joyas la regla de oro es que la calidad debe primar sobre la cantidad. Es preferible llevar unos aretes y un anillo, por poner un ejemplo, de oro amarillo, oro blanco, plata con o sin incrustaciones de piedras preciosas o una bisutería fina y delicada, a sobrecargarse de muchas piezas de bisutería de mala calidad. Siempre es mejor poco pero auténtico que mucho de imitación. No significa que no es elegante llevar bisutería, por supuesto que no estamos diciendo eso, pero el buen gusto en la elección personal de la joyería o la bisutería radica en una mezcla de sencillez y discreción 
  13. Antes de elegir las joyas para llevar a una boda hay que tener en cuenta el vestido. Según su estilo habrá joyas que lo mejoren y joyas que pueden causar el efecto contrario al deseado. Si prefieres un traje más atrevido, las joyas también pueden serlo, pero si tu look va a ser clásico es mejor que te quedes con una opción que siempre triunfa: oro o plata, acompañados quizás de piedras preciosas. 
  14. Para los hombres las normas son más estrictas y, de acuerdo con la etiqueta internacional, los caballeros no tienen muchas opciones. A menos que sea un artista urbano, no resultaría de muy buen gusto, en cuanto a elegancia y sencillez, que el hombre se adorne con anillos, pulseras, cadenas, etc., que pueden contribuir a una imagen de artista o, quizás, poco varonil. Obviamente que la moda actual permite que esté más aceptado que se use alguna pieza; sin embargo, es preferible que se mantengan clásico en el uso de joyas en su imagen personal, ya sea para sus eventos formales sociales o, más aún, para sus reuniones de negocios: un anillo, un buen reloj, los gemelos de la camisa, todo bien escogido, pueden aportar cierta distinción.