Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Camperizar una furgoneta nos abre la puerta a disfrutar de nuestro tiempo de ocio

shutterstock_2114356175(FILEminimizer)

Camperizar una furgoneta es un proceso emocionante que transforma un vehículo convencional en un hogar sobre ruedas, ofreciendo libertad y comodidad para viajar y explorar nuevos lugares.

Antes de empezar, es esencial planificar el diseño y la distribución de la camperización. Para ello, define tus necesidades y preferencias, como el número de camas, cocina, baño, almacenamiento, etc., considerando el espacio disponible en la furgoneta y cómo maximizarlo. En este sentido, los pasos para camperizar una furgoneta incluyen:

  • Aislamiento y revestimiento: un buen aislamiento es fundamental para mantener la temperatura y hacer el interior más acogedor. Utiliza materiales aislantes en las paredes y techo de la furgoneta y agrega un revestimiento para dar un toque más estético.
  • Electricidad: instala un sistema eléctrico para alimentar luces, electrodomésticos y dispositivos electrónicos. Esto puede incluir baterías auxiliares, paneles solares y convertidores de energía.
  • Fontanería: si deseas tener un sistema de agua en la furgoneta, deberás instalar una bomba de agua, un tanque de agua limpia y otro de aguas grises. Además, coloca una fregadera y un sistema de drenaje adecuado.
  • Mobiliario: construye o adquiere muebles y armarios para el almacenamiento y la organización. Camas plegables, mesas, asientos y estanterías son elementos comunes en una furgoneta camperizada.
  • Cocina: diseña una pequeña cocina con una placa de cocina, nevera, fregadero y espacio de almacenamiento para utensilios y alimentos.
  • Baño (opcional): si deseas tener un baño en la furgoneta, considera un inodoro portátil o un baño seco. Asegúrate de tener un sistema adecuado para la eliminación de residuos.
  • Ventilación: es esencial asegurar una buena ventilación en la furgoneta para evitar la acumulación de humedad y malos olores. Instala ventanas y/o ventiladores para mejorar el flujo de aire.

Una vez completada la camperización, tal y como nos recuerdan los expertos de Gestecnica, es importante homologar la furgoneta para que cumpla con las regulaciones y sea legal y segura para circular:

  • Normativas y regulaciones: investiga las leyes y regulaciones específicas para camperizar y homologar una furgoneta en tu país o región.
  • Proyecto técnico: prepara un proyecto técnico detallado de la camperización que incluya planos, especificaciones y detalles de los elementos instalados. Este proyecto será revisado por un ingeniero o entidad competente.
  • Inspección técnica: lleva la furgoneta a una inspección técnica para verificar que se ajuste al proyecto presentado y a las regulaciones vigentes. La inspección puede incluir aspectos como seguridad, iluminación, emisiones y características estructurales.
  • Cambio de ficha técnica: si la furgoneta pasa la inspección técnica, deberás realizar el cambio de ficha técnica para reflejar los cambios realizados y obtener la nueva clasificación como vivienda rodante.

Recuerda que siempre es recomendable buscar asesoramiento profesional y especializado para asegurarte de que todo el proceso se realice correctamente y cumpliendo con los requisitos legales.

¿Cuáles son los modelos de vehículos que más se suelen camperizar?

Los modelos de vehículos más populares para camperizar son aquellos que ofrecen un espacio amplio, versatilidad en su diseño interior y una buena capacidad para adaptarse a las necesidades de un hogar sobre ruedas. En este sentido, algunos de los modelos más comunes que suelen ser camperizados pasan por:

  • Furgonetas: hoy en día, las furgonetas son la opción más popular para camperizar debido a su tamaño compacto, facilidad de conducción y amplio espacio interior. En este sentido, esto se debe a que hasta nueve metros las podemos conducir con el carné B de coche, por lo que algunos de los modelos más utilizados para camperizar son la Volkswagen T6/T5, Mercedes-Benz Sprinter, Ford Transit, Fiat Ducato, Renault Trafic, y Citroën Jumper/Relay.
  • Camionetas Pick-Up: las camionetas pick-up también son populares para camperizar, especialmente en América del Norte, puesto que en Europa no es tan habitual verlas rodar por las carreteras. Estos vehículos pueden ser equipados con camper shells o remolques para transformarlos en espacios habitables.
  • Vehículos todoterreno (4×4): algunos aventureros prefieren camperizar vehículos todoterreno para explorar lugares más remotos y acceder a terrenos difíciles. Modelos como la Toyota Land Cruiser, Jeep Wrangler y Land Rover Defender son comunes para este propósito.
  • Vehículos tipo SUV y monovolúmenes: aunque menos comunes, los SUV y monovolúmenes también pueden ser camperizados. Algunos modelos ofrecen suficiente espacio y versatilidad para adaptarse a una camperización, como el Honda Element, Volkswagen Caddy, o el Mercedes-Benz Vito.
  • Autocaravanas y remolques: si bien no son vehículos para camperizar en sentido estricto, las autocaravanas y remolques ya vienen equipados como viviendas rodantes. Estas opciones son ideales para aquellos que desean un espacio listo para usar sin la necesidad de realizar una camperización personalizada.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos