Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cómo dar a tu casa un aspecto más acogedor?

2147943530 (1)

Puede que se dé la situación en que notes tu casa algo fría, con poca iluminación, un tanto vacía y que resulte, en consecuencia, poco o nada acogedora. Y es que debemos saber que, para que nos sintamos cómodos en casa, no basta con tener las mejores lámparas, los muebles más caros, los colores de moda o los adornos más actuales. Esto se debe a que una mala distribución de los puntos de luz, junto con una mala combinación de colores y mobiliario, y unos adornos que, por muy modernos que sean, no encajen del todo con nuestro gusto personal, pueden hacer de nuestra casa un lugar horroroso.

En este artículo, te voy a ofrecer una lista de consejos para tener una luz adecuada en casa, una selección de muebles útiles y acordes a tus necesidades, unas combinaciones de colores que te hagan sentir lo más cómodo posible en tu hogar y unos adornos perfectos para cubrir esos vacíos que no te convencen sin llegar a eclipsar el resto de espacios.

Consejos para una buena distribución de la luz.

  • Iluminación general: utiliza fuentes de luz general, como luces de techo empotradas o lámparas de techo, para proporcionar una base de luz uniforme en toda la habitación. Esto ayuda a evitar zonas oscuras y proporciona una iluminación básica para actividades cotidianas.
  • Iluminación ambiental: añade luces indirectas, como tiras LED, lámparas de pie o lámparas de mesa, para crear una atmósfera cálida y acogedora. Estas luces son ideales para zonas de descanso, como salas de estar o dormitorios.
  • Iluminación de tareas: incorpora luces específicas para actividades como leer, cocinar o trabajar. Por ejemplo, en la cocina, es importante contar con iluminación brillante sobre las zonas de trabajo, como la encimera y la zona de cocción. En el estudio o la oficina en casa, una lámpara de escritorio proporcionará luz adecuada para trabajar.
  • Iluminación de acento: utiliza luces direccionales, como focos o apliques, para resaltar características arquitectónicas, obras de arte o elementos decorativos. Estas luces pueden agregar interés visual y profundidad a tus espacios.
  • Control de la luz: instala reguladores de intensidad para tener control sobre la cantidad de luz en cada zona. Esto te permite ajustar la iluminación según las necesidades específicas y crear diferentes ambientes según la ocasión.
  • Equilibrio y uniformidad: busca un equilibrio entre la luz natural y la artificial, y distribuye las fuentes de luz de manera uniforme en toda la habitación para evitar puntos de luz excesivamente brillantes o zonas oscuras.
  • Colores de las paredes y los muebles: ten en cuenta los colores de las paredes y los muebles al planificar la iluminación. Los tonos claros tienden a reflejar más luz, mientras que los colores oscuros absorben la luz, por lo que es posible que necesites más iluminación en habitaciones con paredes y muebles oscuros.

Muebles que sean útiles, no solo decoración.

  • Sofás modulares o seccionales: estos ofrecen flexibilidad en términos de configuración y pueden adaptarse a diferentes diseños de sala de estar. Algunos incluso tienen características adicionales como almacenamiento integrado o funciones de reclinación.
  • Mesas extensibles: son ideales para comedores o cocinas donde el espacio es limitado. Las mesas extensibles pueden ampliarse según sea necesario para acomodar a más personas durante las comidas o contraerse para liberar espacio cuando no se necesitan.
  • Camas con almacenamiento: las camas que cuentan con cajones debajo del colchón proporcionan un espacio adicional para guardar ropa de cama, ropa de temporada u otros artículos, lo que es especialmente útil en dormitorios pequeños.
  • Muebles multifuncionales: piezas de mobiliario que cumplen más de una función, como sofás cama, mesas de centro con almacenamiento, o taburetes que se convierten en mesas auxiliares, son muy útiles en espacios compactos donde cada centímetro cuenta.
  • Estanterías y libreros: proporcionan almacenamiento vertical y organización para libros, decoraciones, elementos multimedia y otros objetos. Las estanterías abiertas o modulares permiten ajustar el espacio según las necesidades cambiantes.
  • Escritorios plegables o empotrados: ideales para espacios de trabajo en casa o zonas de estudio. Estos escritorios se pliegan o se pueden empotrar en la pared cuando no se están utilizando, liberando espacio en la habitación para otras actividades.
  • Almacenamiento vertical: armarios altos, estantes de pared y organizadores colgantes ayudan a aprovechar al máximo el espacio vertical disponible en habitaciones pequeñas, permitiendo almacenar una gran cantidad de artículos sin ocupar mucho espacio en el suelo.
  • Muebles de entrada: percheros, zapateros y bancos con almacenamiento integrado son útiles para mantener ordenado la zona de entrada y almacenar abrigos, zapatos, llaves y otros objetos esenciales.

Elige los colores más acogedores.

  • Considera la luz natural: observa cómo entra la luz natural en cada habitación a lo largo del día. Los colores claros, como los tonos neutros, blancos, cremas y grises suaves, reflejan la luz y pueden hacer que un espacio parezca más grande y luminoso. Esto puede dar una sensación de calidez y apertura en el hogar.
  • Piensa en el efecto emocional: los colores cálidos, como los tonos tierra, naranjas suaves, rojos tostados y amarillos suaves, suelen evocar una sensación de comodidad y calidez. Estos colores pueden ser ideales para zonas de descanso, como salas de estar o dormitorios, donde deseas fomentar la relajación y la tranquilidad.
  • Añade toques de color: introduce colores más llamativos o tonos más oscuros en accesorios, obras de arte o muebles para agregar interés visual y profundidad a la decoración. Estos toques de color pueden ayudar a romper la monotonía de una paleta de colores neutros y agregar vitalidad al espacio.
  • Crea contraste con la madera: la madera es un material cálido y natural que puede complementar una variedad de paletas de colores. Combina tonos neutros con muebles de madera en tonos cálidos para crear un ambiente acogedor en tu hogar.
  • Experimenta con texturas: añade interés visual y táctil a tu espacio combinando diferentes texturas en telas, alfombras, cojines y otros elementos decorativos. Las texturas suaves, como el terciopelo o la lana, pueden agregar una sensación de confort y calidez a la habitación.
  • Inspírate en la naturaleza: la naturaleza ofrece una paleta infinita de colores acogedores y tranquilos. Los tonos verdes suaves, azules serenos y marrones terrosos pueden dar la sensación de estar al aire libre y crear un ambiente relajante en el hogar.
  • Ten en cuenta el tamaño y la función de la habitación: los colores oscuros tienden a hacer que un espacio parezca más pequeño y acogedor, mientras que los colores claros pueden abrir visualmente un espacio y hacerlo sentir más amplio. Considera el tamaño y la función de cada habitación al seleccionar la paleta de colores adecuada.

Elementos decorativos que llenan tu espacio de comodidad y calma.

  • Cojines y mantas: coloca cojines decorativos y mantas suaves en sofás, sillas y camas para añadir textura y comodidad a tu espacio. Los cojines con estampados o tejidos interesantes pueden agregar un toque de estilo adicional.
  • Velas y portavelas: las velas aromáticas o sin aroma en portavelas elegantes pueden crear una atmósfera cálida en cualquier habitación. Coloca varias velas en diferentes alturas para añadir dimensión visual a tu decoración.
  • Plantas y flores: agrega vida a tu hogar con plantas de interior y arreglos florales. Las plantas no solo añaden color y frescura a tu espacio, sino que también pueden ayudar a purificar el aire y mejorar tu estado de ánimo.
  • Espejos decorativos: los espejos pueden hacer que una habitación parezca más grande y luminosa al reflejar tanto la luz natural como la artificial. Además, los marcos decorativos añaden un toque de elegancia y estilo a la decoración de la pared.
  • Cuadros y obras de arte: colgar cuadros y obras de arte que te inspiren y reflejen tu estilo personal puede añadir carácter y personalidad a tus paredes. Mezcla diferentes tamaños, estilos y colores para crear una galería de arte única en tu hogar.
  • Tapetes y alfombras: coloca tapetes y alfombras suaves en el suelo para agregar confort y calidez a tus espacios. Los tapetes también pueden delimitar zonas específicas y agregar interés visual a la decoración.
  • Cestas y cajas de almacenamiento: utiliza cestas y cajas decorativas para organizar y ocultar artículos pequeños, como revistas, mantas o juguetes. Estos accesorios también pueden añadir textura y estilo a tu decoración.
  • Chimenea: Ya sea una chimenea de leña, de gas o eléctrica, más grande o más pequeña, el resplandor del fuego y el sonido crepitante pueden crear una atmósfera calentita y relajante en tu hogar, y eso lo saben bien los profesionales de Ambifuego.
  • Lámparas de sal del himalaya: las lámparas de sal del himalaya emiten una luz suave y cálida que puede ayudar a crear un ambiente relajante en tu hogar. Además, se dice que estas lámparas tienen propiedades purificadoras de aire y pueden ayudar a mejorar su calidad en tu hogar.
  • Fuentes de agua: las fuentes de agua, como las fuentes de mesa o de pared, son elementos zen clásicos que pueden añadir un sonido calmante y ayudar a crear una atmósfera tranquila en tu hogar. El sonido suave del agua fluyendo puede ayudar a reducir el estrés y fomentar la relajación.
  • Incienso y portainciensos: el incienso es utilizado en muchas prácticas zen para purificar el aire y enfocarse en la meditación. Coloca un portainciensos en tu hogar y elige aromas suaves y relajantes, como sándalo, lavanda o jazmín, para crear una atmósfera tranquila y serena.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos