Cómo saber si padecemos roncopatía crónica

Cómo saber si padecemos roncopatía crónica

Tengo que decir que la primera vez que escuché pronunciar la palabra roncopatía, tuve que preguntar de qué estaban hablando puesto que no la conocía, me sonaba como a ronquidos, y efectivamente de eso se trata, ya que es el ruido respiratorio que producen algunas personas al roncar durante el sueño como consecuencia de una obstrucción de las vías respiratorias superiores. Es un trastorno del sueño y se considera que entre un 20% y un 65% de la población adulta lo presenta, siendo más frecuente en hombres, normalmente la relación de roncadores hombres/mujeres suele ser de 2:1, si bien a medida que la edad aumenta este balance se va equilibrando con las mujeres.

Durante el sueño los músculos de la faringe se relajan pudiendo causar una obstrucción parcial formada por los músculos, el velo del paladar y la base de la lengua, de modo que al entrar el aire en los pulmones estos tejidos relajados producen una vibración que da lugar a este sonido tan característico que todos conocemos como ronquido. Este ronquido habitualmente se produce en la fase de inspiración de las vías respiratorias, aunque en algunos pacientes puede tener lugar en la fase espiratoria.

Existen una serie de factores que favorecen la aparición del ronquido, como pueden ser:

  • Padecer vegetaciones.
  • Aumento del tamaño de las amígdalas.
  • Desviación del tabique nasal.
  • Dormir boca arriba o en posición dorsal, favorecen que la lengua se caiga hacia atrás.
  • Respiración bucal, con lo cual se reseca la mucosa que protege la garganta.
  • Padecer sobrepeso agrava la situación porque los tejidos infiltrados por la grasa contribuyen a la obstrucción de la faringe. 
  • En personas fumadoras, puesto que el tabaco reseca las mucosas de las vías respiratorias.
  • El consumo de ciertos medicamentos utilizados para dormir, empeora los ronquidos.
  • El consumo de alcohol produce relajación de la musculatura de la faringe, provocando el ronquido.

Además del molesto ruido que ocasiona a la pareja o al compañero de habitación y de empeorar la calidad del sueño del propio roncador, la roncopatía se asocia a algunos problemas de salud, las principales complicaciones son las siguientes:

  • Hipertensión arterial.
  • Cefaleas matutinas.
  • Alteraciones cardíacas, como cardiopatía isquémica o arritmias.  
  • Desarrollo de enfermedades cerebrovasculares.
  • Hipertensión pulmonar.
  • Síndrome depresivo. 
  • Sueño agitado.
  • Trastornos de la conducta y de la personalidad.
  • Somnolencia diurna excesiva.
  • Disminución de la habilidad motora.

Las opciones de tratamiento pueden ser:

  • Utilización de prótesis intraorales. Conocidas como prótesis de avance mandibular, se trata de una férula especialmente indicada para la apnea del sueño y la roncopatía. Su colocación se debe realizar acudiendo a la consulta de un profesional como el doctor Milton Caravaca Treves, el cual os recomendamos dado que es especialista en odontología general, prótesis sobre implantes y oclusión-temporomandibular, y ejerce en la clínica dental Mesiodens, de León, que junto con un equipo de profesionales multidisciplinares altamente cualificados y la tecnología más avanzada y en vanguardia del momento están a disposición de sus clientes para informarles, asesorarles y presupuestarle el tratamiento que más se adecue a cada caso. 
  • Tratamiento quirúrgico. Mediante la extirpación quirúrgica de las amígdalas y/o de las vegetaciones, corrección de la desviación del tabique nasal, corregir el problema funcional nasal y abordar la cirugía del paladar, intervenciones maxilo-mandibulares correctoras de la malformación, etc.

Entre las medidas que se aconseja tomar por los pacientes que padecen este síndrome figuran las siguientes:

  • Si el afectado padece obesidad o sobrepeso, intentar bajar de peso.    
  • Dormir con almohadas no demasiado altas. 
  • Elevación de unos 8-10 cm. la cabecera de la cama, mediante la elevación de un somier articulado o mediante la colocación de unos topes en los apoyos de la cabecera de la cama.
  • Mantener un horario regular de sueño, ausencia de ruidos y de luz, temperatura adecuada en la habitación.
  • Suprimir alcohol, tabaco, somníferos.
  • Mantener una buena postura corporal al dormir.

Diferencias entre roncopatía crónica y apnea del sueño

Ambos son trastornos del sueño. La apnea del sueño es un paso más avanzado de la roncopatía en las interrupciones de la respiración durante el sueño. Cuando una persona tiene un cese transitorio de respiración, es decir sufre de forma reiterada pausas en su respiración de una duración superior a los 10 segundos, pudiendo llegar incluso en ocasiones a alcanzar los 60 o 120 segundos, estamos hablando de apneas del sueño. Estas apneas conllevan una caída de los niveles de oxígeno en sangre, por lo que la persona afectada acabará permaneciendo buena parte de la noche con bajas concentraciones de oxígeno en sangre.