Logística: una labor de la máxima importancia en la actualidad

Logística: una labor de la máxima importancia en la actualidad

El ser humano viene sabiendo, desde que maneja producciones en gran escala, que es elemental encontrar una manera de organizar toda su producción o todos los bultos que a sus almacenes centrales van llegando de una manera ordenada y que permita encontrar la máxima de las eficiencias en la posterior distribución de esos productos. Esa actividad no siempre ha sido fácil. Comenzó siendo algo muy trabajoso a causa de la falta de tecnología. La Revolución Industrial permitió avanzar algo en lo relativo a este asunto. Pero a nadie le cabrá ninguna duda de que ha sido en pleno siglo XXI cuando hemos encontrado la manera perfecta de organizar un almacén, sobre todo gracias a la llegada de las nuevas tecnologías.

En la actualidad, disponemos de sistemas inteligentes que detectan cuándo debe salir una determinada mercancía, a qué cliente y si existen determinados espacios en las estanterías para la colocación de una nueva serie de productos. Además, y por otro lado, tenemos una tecnología que nos permite que las actividades que se desarrollan en un almacén sean, a día de hoy, mucho más seguras para la integridad física de los trabajadores. Por si fuera poco, los sistemas de transporte que mueven esas mercancías una vez que salen del almacén son más amplios, rápidos y seguros.

El momento más importante de la historia de la logística

Nos encontramos en el que, quizá, sea el momento de máxima importancia en lo que tiene que ver con la logística desde su aparición. El motivo está directamente relacionado con la aparición de un nuevo modelo de comercio como lo es el ecommerce, que ha puesto a prueba todos los procesos y ha requerido de una serie de acciones a nivel logístico con las cuales solo podíamos soñar hace apenas una década. No cabe la menor duda de que lo que tenemos hoy no tiene absolutamente nada que ver con lo que hemos conocido hasta ahora. La diferencia es abismal.

El ecommerce, como decimos, ha puesto a prueba todos los sistemas logísticos. Pero también ha permitido que, hoy en día, las empresas de logística vean aumentados sus ingresos de una manera más que considerable. Es lo que hemos deducido de una noticia que fue publicada en el portal web Cadena de Suministro, que indica que se ha producido un fuerte incremento sobre todo en lo que tiene que ver con el inicio de este año 2019 y que también se ha extendido a un negocio como el del transporte (sobre todo en el de mercancías por carretera).

La importancia que tiene la logística en los tiempos que corren está fuera de toda duda y, desde luego, está más que justificada. En un momento en el que lo que más importa son los plazos de entrega de los productos, encontrar los sistemas más eficientes de recepción, organización y distribución de mercancías es de una importancia brutal. Así nos lo han comentado los profesionales de Stock Alpha, una entidad encargada de la prestación de servicios como la asesoría logística. Son ellos los que nos han asegurado que, desde el año 2014, se ha duplicado el número de empresas de todo tipo que han solicitado algún tipo de servicio en lo que tiene que ver con esta labor.

Aumento del número de personas dedicadas a esta actividad

Es evidente que la disminución de los plazos de entrega requiere no solo que haya una mejor tecnología en un almacén, sino que, además, haya una cantidad de personal suficiente como para hacer posible que todos los procesos sean más ágiles. Y no solo ha sido necesario que aumente el número de peones, sino que también ha sido necesario nombrar a más gente con un rango superior. Así las cosas, en determinadas empresas hay varias personas que se encargan de la dirección de un almacén. No es para menos.

Solo de esta manera es posible garantizar que todas y cada una de las actividades que son requeridas en un centro de trabajo como lo es un almacén salgan adelante con las mayores dosis de organización de las que se pueda hacer gala. Dirigir a tanta gente en un entorno que es de dimensiones muy grandes y en el que también está situada una tecnología de última generación es una labor muy complicada como para que todo lo que tiene que ver con ella solo la dirija una persona. La experiencia de muchas empresas lo dejan claro.

De cara a los próximos años, va a ser clave que, para el desarrollo de todas las empresas de distribución, mantengamos esta manera de operar. Encontrar el modo de hacer de nuestra cadena de suministro algo que sea lo más eficiente posible es básico para que todos esos plazos de entrega, que son los tiempos que mandan en el comercio de hoy, se reduzcan al mínimo y que conlleven el mínimo esfuerzo posible. Ese debe ser el camino a seguir a medio y largo plazo. Conseguir que esto sea así está al alcance de nuestras manos.