Cómo personalizar las cajas de cartón para tu negocio

Cómo personalizar las cajas de cartón para tu negocio

Cuando tienes un negocio, sea comercio, oficina, tienda online, taller o fábrica, es muy importante que dispongas de un envoltorio personalizado y llamativo, que te diferencie de la competencia.

El cliente debe saber, en el momento que ve la caja de cartón del negocio, a qué empresa se refiere. Las cajas de cartón no sólo sirven para salvaguardar los productos y útiles de los negocios, sino también para dar la primera impresión al cliente y resto de personas.

Por lo tanto, es vital hacer una buena elección de cómo deben ser tus cajas de cartón para tu negocio. Para ayudarte en esta elección tan minuciosa, los profesionales de Mimó señalan algunos puntos muy importantes:

  1. Que identifiquen la marca: a simple vista, el cliente debe identificar la marca a quién representa la caja de cartón al instante. Por ejemplo, mediante un gran logo o color distintivo. Si, por ejemplo, tu negocio se basa en la producción de cerveza artesanal, se deberá realizar una personalización del envase que pruebe al instante que se encuentra tu cerveza en el interior. Resalta su diseño y color frente al resto.
  2. Que sean útiles: de poco sirve si tienes una caja bonita y llamativa, cuando luego tiene poca utilidad. Debe ser del tamaño exacto que permita la protección del producto del interior durante su manipulación. Aparte, debe poder apilarse correctamente y con seguridad, así como que su manipulación sea cómoda.
  3. Lanzar algunas ediciones especiales: ya sea por aniversario de la empresa, Navidad u otro motivo, se pueden lanzar tanto productos como embalajes de ediciones especiales. Esto permite crear un impacto novedoso en tus clientes, a la vez que atraerá a otros nuevos. El detalle y el carácter llamativo debe acentuarse en las cajas de cartón para ediciones especiales frente a las convencionales.
  4. Que sean fáciles de usar: tanto para abrirlas como para cerrarlas, así como en el montaje interior o en su cierre y apertura. Tanto los empleados como los clientes, deben poder usarla muy fácilmente.
  5. Que utilicen un enfoque minimalista: menos es más, sea cual sea el estilo de tu negocio. Incluso en antiguas empresas, el detalle clásico en pequeños ápices es más atractivo para los clientes que los diseños sobrecargados. Usar colores blancos o materiales como el kraft, son la tendencia, ya que permite una visualización relajada del envoltorio y que el cliente considera más.
  6. Que se alineen con las tendencias del mercado: como estábamos indicando, la sencillez en las formas y tonalidades, así como en detalles y su material sostenible, son los envoltorios que más tienen en cuenta ya los clientes, y que aparte de estar en alza, tiene tendencia para un futuro. Puedes incluir algún ápice de color llamativo o figura impactante, pero con moderación.
  7. Que sean sostenibles: la concienciación por el mantenimiento del medio ambiente y el cuidado de nuestro planeta, en los últimos años está en alza. Los materiales ecológicos, como reciclados, están teniéndose muy en cuenta a la hora de elaborar una caja de cartón. Disponer de este tipo de envoltorios, hace que el cliente te identifique como sostenible, lo que es muy ventajoso, y para el planeta, más.
  8. Que sean fáciles de manejar: es importante que la caja de cartón para tu negocio sea fácil de manipular. Disponer de asas, huecos o cualquier disposición para apilarlas y que los empleados puedan almacenar, es muy importante. Con esto, se evitan daños a tus productos, especialmente si son frágiles.
  9. Que sean resistentes: existen varias categorías en la fabricación del cartón. El grosor es determinante, sobre todo si tu producto es pesado.
  10. Que usen colores que destaquen: puedes dar ápices de colores o en formas geométricas para resaltar frente a tu competencia a simple vista. Se recomienda no saturar en colores fuertes, pero puedes salirte de la normativa si la filosofía de tu empresa o negocio es la juventud o la alegría, por ejemplo.
  11. Que transmitan qué producto se encuentra en el interior: con la caja de cartón, las personas deben saber qué tipo de producto hay en su interior. Por ejemplo, es muy fácil conocer qué hay en el interior de una caja botellera o de una cesta de Navidad.
  12. Utilizar material de embalaje interno: protege siempre tu producto, sea frágil o no. Disponer de un buen envoltorio, como: relleno, protección de huecos, de bloqueo y sujeción, permitirá que tus productos, en especial si son frágiles, no sufran ningún daño. Este material podrá ser: plástico en burbujas, bolsas hinchables, papel VCI anticorrosión, virutas o chips de relleno, film de espuma, cartón ondulado, perfiles de espuma, espuma de protección, cantoneras, papel Kraft, bolsas desecantes antihumedad o embalaje isotérmico.
  13. Usar cinta personalizada: ya sea el precinto o cinta de tela, podrás utilizar una personalizada con tu logo, haciendo el envoltorio más profesional.
  14. Agregar inserciones: para dividir los productos entre sí. Son pequeñas cuadriculas hechas a medida, la cuales podrán ser de plástico, por si deseas una estructura más sólida o de cartón ondulado.
  15. Que sea innovadora y personal: sobre todo, sé diferente, resalta frente a los demás, y qué diga mucho de vosotros. Puedes agregar una tarjeta de agradecimiento en su interior, u otra pequeña en el exterior junto con un pequeño sobre. Envuelve con hilo de pescar toda la caja. Añade tarjetas de cartón reciclado…hay muchas opciones maravillosas.

Es vital que cuides tu producto, pero dale una cara personal y profesional.