Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El pan integral aporta vitaminas y carbohidratos

IMG-20240417-WA0009_11zon

El pan es un alimento que se remonta al Neolítico y se preparaba mediante cocción en horno. Un estudio publicado en ‘Revista de Ingeniería Alimentaria’ informa que los egipcios son los pioneros en hacer pan.

Las harinas integrales y ecológicas son saludables y aportan beneficios para el organismo. Distintos estudios han comprobado que el pan integral se relaciona con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, sobrepeso, cáncer colorrectal, pancreático y gástrico.

El pan integral es el que se realiza con el grano entero, sin refinar. Además, aporta fibras, vitaminas del grupo B, oligoelementos, antioxidantes y fitoquímicos.

El pan 100% integral sólo se hace en panaderías artesanales ecológicas. Los granos enteros son una fuente importante de nutrientes y fibra, por lo que su ingesta nos ayuda al mantenimiento y al buen funcionamiento del tránsito intestinal.

Para saber si estás comprando pan integral debes girar el envase y mirar la etiqueta. Los expertos explican que si el primer ingrediente no es harina de trigo de grano entero o íntegro, no es pan integral.

Es importante comprar un pan fermentado con la técnica de la “masa madre”, un leudado que surge de la unión de harina y agua a reposo durante unas ocho horas, sin ninguna levadura añadida.

“Este tipo de fermentación necesita de más atención, pero el resultado es un pan con unos aromas y matices que nunca podríamos obtener de un leudado artificial, de un par de horas”, dice Albert Bruno Llach, director de compras y jefe de producción de una panadería.

El pan blanco y el integral tienen las mismas calorías, pero el segundo sacia más y se necesita menos cantidad para llenarnos.
Aporta un alto contenido en fibra y evita que el índice glucémico en sangre sea menor, ya que provoca que metabolicemos los carbohidratos lentamente.

Sin embargo, los panes blancos tienen un alto índice glucémico, por lo que se metabolizan muy rápido.

Además, el pan integral aporta carbohidratos, fibra, vitamina E, proteínas, hierro y potasio. También puedes optar por el pan de centeno, ya que comparte mucho minerales y vitaminas con el pan integral.

Los panaderos del Rincón del Segura, expertos en panadería artesanal ecológica, explican que el pan de centeno es muy rico en fibra y ayuda en gran medida a regular los niveles de azúcar en sangre.

También aporta vitamina B, minerales y ácido fólico. Al estar compuesto con hidratos de carbono de absorción lenta te aporta mucha energía, fibra y proteínas.

Es muy saludable por su bajo contenido de grasas saturadas y azúcares. El pan de centeno mejora la reducción de diarrea, ayuda a proteger el corazón, mejora la circulación, regula el sistema nervioso, reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, fortalece los huesos, acelera el crecimiento del cabello, retrasa los signos del envejecimiento prematuro, etc.

Su alto nivel en fibra disminuye el colesterol malo del cuerpo humano y mejora la función intestinal de las mujeres posmenopáusicas.

Otro de sus beneficios es que al tener un alto porcentaje de fósforo, fortalece los huesos y los dientes. Este tipo de pan es capaz de prevenir algunos tipos de cáncer, como el de próstata, de mama y de colón.

Este pan contiene vitamina A, vitamina E y vitamina K y diversas vitaminas del complejo B. También es rico en calcio, hierro, flúor, sodio, potasio, fósforo, selenio, magnesio y zinc.

ABC informa que la harina de centeno «se utiliza desde la época del Neolítico, y aunque no es tan común en España, hay países como los nórdicos, y Alemania, que la utilizan más que la de trigo. De hecho, muchas veces los panes realizados con harina de centeno son conocidos como panes alemanes. Ya es común encontrarla en todos los obradores para realizar panes, bizcochos y diferentes masas de repostería, pero también lo encontramos ya en pastas integrales, semillas y copos, para añadir a batidos, yogures».

El panadero Moncho López, explica que “el pan de centeno tiene menos calorías y más fibra que el pan de trigo”.

Este experto continúa explicando que: “el pan de centeno, cuya miga es algo ácida, es más idóneo para alimentos grasos como pescados ahumados y también para verduras un poco amargas como la endivia y las espinacas”.

Apuesta por las panaderías ecológicas porque trabajan con fermentaciones naturales y sin prisas, masa madre, harinas molidas a la piedra o ecológicas, etc. ¡Utilizan productos 100% ecológicos, sin conservantes ni colorantes!

El pan artesanal es saludable, tiene un aroma intenso y un sabor delicioso. Los expertos explican que el secreto de este pan reside en el amasado y en la larga fermentación.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos