Guía de compra en lencería: vístete impecable por dentro y por fuera

Guía de compra en lencería: vístete impecable por dentro y por fuera

Hace años que la lencería dejó de ser exclusiva de los momentos íntimos femeninos. Hoy en día,  las mujeres disfrutan más de estas prendas, e incluso las vuelven una pieza principal de sus looks,  combinándolas y enseñándolas sutilmente en sus atuendos tanto para el día como para la noche. De esta forma se sienten más sexys y seguras.

Por lo mismo, ahora no solo se trata de comprar un par de sujetadores o braguitas, las cuales siempre han sido las prendas básicas, sino que ahora más bien hay un mundo de opciones y  posibilidades, estilos y personalidades, formas y tejidos, y siguen aumentando conforme se va ampliando su funcionalidad.

De hecho, en la actualidad nada habla tanto de una persona como su ropa interior. La lencería se antoja multifacética, a veces objeto de fetiche, símbolo sensual, causa de revolución y a veces solo moda (intima). Dior define muy bien su importancia al decir: «la verdadera elegancia se halla en las zonas ocultas a la vista».

Así, si bien un caballero se viste por los pies, una dama lo hace de dentro hacia fuera, y en este factor radica la importancia de escoger la lencería adecuada que combine con nuestro cuerpo y nuestra personalidad, nos haga sentir sexys, seguras y nosotras mismas.

Sin embargo, son muchas las opciones en el mercado ¿cuál elegir? Nuestros amigos expertos en materia de Lencerías Paqui nos ayudan a armar nuestra lista de compras en lencería.

Piezas de lencería que deben formar parte de tu guardarropa

Aquí te mostramos las cientos de opciones que puedes encontrar en el mercado para que elijas las que más te definen. Eso sí, recuerda que en la variedad está el buen gusto:

  • Babydolls: Los que antes eran los camisones que nuestras abuelitas utilizaban para taparse bajo la ropa, ahora invaden el mercado llenos de erotismo,  ideales para ocasiones especiales o para usar a modo de camisón para descansar sin perder nuestra sensualidad. Los de transparencias son siempre los favoritos.
  • Balconet: Es un sujetador hiperfemenino que se caracteriza por tener media copa, dejando bastante piel al aire y que es perfecto para escotes sugerentes. De hecho, era muy popular en el cine de los 60 y ha ido evolucionando con la moda a través de los años.
  • Bandeau: Este no es más que el clásico sujetador sin tirantes pero mejorado. Ahora es versátil y útil y viene en cientos de formas, colores y tejidos.
  • Bodies: Son conocidos como lencería de calle ya que se puede exhibir como parte de todo tipo de outfits. Es sexy y elegante, estilizan la figura y la moldean. Los hay de encaje, algodón, transparencias, con todo tipo de escote…
  • Braguita: Prenda básica de la ropa íntima femenina. Las de algodón suelen ser las más usadas; por su comodidad aunque no son muy sexys. Por su puesto, las hay de talle alto, medio, tipo bikini y pare de contar.
  • Bralettes: Son mitad sujetador mitad corpiño, sin aros y adaptable al cuerpo. El bralettes es la pieza de lencería de moda, sobre todo porque es perfecta para enseñarla de forma sugerente bajo camisas o vestidos. Los diseños son cada vez más sensuales, arriesgados y bonitos, sin dejar a un lado la comodidad.
  • Brasier: También se le conoce como sujetador y para elegir nuestro modelo ideal tenemos que tomar en cuenta la talla de contorno, copa, sujeción, forma, escote… Los hay de algodón, encaje o seda, con relleno o sin él, de lactancia, para hacer deporte, etc.
  • Corpiño o corset: Los corset siguen imbatibles en cuanto a sensualidad se refiere. Los hay de  encaje, con transparencias, más o menos escotados….
  • Culottes: Son una prenda entre braguita y pantalón corto, que tapan toda la nalga realzándolas. Pueden parecer muy básicos, pero se pueden conseguir diseños muy atrevidos y sugerentes.
  • Faja: La faja es una de las prendas más necesarias en el fondo de armario de una mujer, tenga el cuerpo que tenga. La faja no solo se usa para aplanar el abdomen y vernos más delgadas o para después del embarazo o alguna cirugía; esta también sirve para moldear la figura y eliminar cualquier inseguridad, además su sujeción hace que sea una prenda muy cómoda para cualquier ocasión, por ejemplo para lucir un vestido muy ceñido.
  • Kimono: Son estas batitas para estar en casa guapas y cómodas. Suelen usarse por encima de la rodilla y ser de tejidos fluidos como la seda o satén.
  • Liguero: Son  de las piezas más sensuales de la lencería y una de las prendas más eróticas. Suele venir en  diseños atrevidos y sensuales. Sin embargo,  su objetivo es sujetar las medias o pantys por encima de la rodilla.
  • Multiway: Sujetador con tirantes movibles para adaptar al vestuario sin que se note nada.
  • Pantys: Non diríamos básicas, sino necesarias. Se usan para dar color a las piernas, quitar imperfecciones y estar más cómodas. Hoy en día las hay de mil colores y tejidos, aunque siguen siendo las nude y negras y sin costuras las más usadas.
  • Push up: Sujetador con relleno en la copa que tiene la finalidad de hacernos aumentar varias tallas de busto o moldear un escote más bonito.
  • Sport Bra: Sujetador para la práctica deportiva que busca que el que pecho no sufra si la actividad es de mucho impacto, además de aportarnos comodidad durante nuestras rutinas de ejercicio, cualquiera que esta sea.
  • Tanga: Es, sin duda, la prenda íntima más sexy y cómoda, además de ser la más versátil ya que es perfecta para el día a día, pero también para hacer deporte o para lucir un vestido muy ajustado o un pantalón sin marcas. Hay diferentes versiones para elegir: el tanga de hilo, el tanga brasileño y también el string.

¿Cómo elegir la prenda correcta para ti?

En ocasiones, las prisas y el ansia compradora que se desata en nuestro interior, nos puede jugar una mala pasada. La elección de la prenda correcta para cada una de nosotras, no solo se basa en nuestro gusto o en lo que está de moda, Hay que tomar en cuenta nuestra personalidad y ciertos factores corporales para hacer la compra ideal. Así que para atinar siempre con nuestra lencería, aquí te tenemos algunas pautas básicas de las que estar pendiente:

  • La talla. Tienes que estar atenta al número, que define el contorno, y la letra que indica la copa. Cabe acotar que los tejidos tienden a ceder así que, así que cuando vayas de compras, cierra el sujetador en el ganchito más holgado o en el intermedio. En un futuro será posible que necesites ese ajuste extra.
  • La posición. El sostén correcto es el que se mantiene a mitad de la espalda y no en la zona de los omóplatos, incluso aunque eleves los brazos o gires el torso.
  • La presión. Tu sujetador debe ser cómodo, no debe presionarte en exceso ni dejar marcas sobre la piel.
  • El estilo. No te obsesiones con un modelo concreto, ya que podría no ser el que mejor se adapte a ti. Más bien expande tus preferencias para encontrar el que mejor moldee tu silueta.  
  • La frecuencia. Cada seis meses toca renovar las piezas de uso habitual, así que si ves una pieza ya muy desgastada, sal de compras otra vez.