Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las células madre en odontología

particulas-celulas-virus-flotantes (1)

El campo de la odontología no deja de innovar y desarrollar tratamientos cada vez más avanzados, precisos y menos invasivos. Contando con grandes innovaciones tecnológicas para la aplicación de sus tratamientos, tanto en cuestión de aparatología como en los materiales utilizados para los mismos, el sector se encuentra en constante evolución, logrando resultados plenamente satisfactorios. Desde la Clínica Dental Clara Santos, expertos en todo tipo de tratamientos innovadores, nos hablan del próximo hito en odontología: las células madre y su aplicación en el sector.

Sabemos de las muchas posibilidades que ofrece el uso de las células madre en todos los campos de la medicina, pero hasta ahora, el sector de la odontología no había hecho ninguna incursión en este sentido. La implantología y reparación dentaria, se realiza con materiales sintéticos que ofrecen excelentes resultados. Sin embargo, gracias a las células madre, los tratamientos pueden reconducirse y crearse piezas naturales. Veamos con mayor detenimiento en que consiste este gran y esperado avance que promete ser el futuro del sector y no tardará mucho en hacerse realidad.

Como ya sabemos, las piezas dentarias, pueden enfermar, romperse o perderse. Esto es un hecho que quien más y quien menos, ha sufrido en su propia piel. Gracias a los avances se abre una posibilidad antes impensable: la regeneración dental con células madre como alternativa para sanar la cavidad bucal.

La misión de la dentadura se encuentra repleta de funciones tan importantes como comer, hablar o sonreír y, todas ellas, dependen de la participación de los dientes. Que permanezcan integras es fundamental para que estas funciones, se desarrollen correctamente. Sin embargo, es muy habitual que los dientes sufran daños como las caries, enfermedad periodontal, bruxismo o traumatismos. Es sabido que la capacidad de reparación propia de los tejidos dentarios es prácticamente nula. De ahí, la necesidad de encontrar alternativas que propicien esa reparación de las lesiones que sufren los dientes. La posibilidad de lograr la regeneración dental partiendo de las células madre, es una noticia prometedora de la que es imprescindible tener constancia.

Conociendo a las células madre

Hace ya algunos lustros que las células madre y los tratamientos llevados a cabo con ellas, han cobrado relevancia y popularidad. Es más, entorno a su aplicación siempre ha existido una cierta polémica ética que propicia el debate sobre sus usos y aplicaciones.

Debemos saber antes de continuar que son las células madre. Estas células, pueden considerarse como el componente de nuestro organismo más primitivo. De ellas, surgen y se especializan el resto de células que componen nuestro organismo con sus correspondientes funciones específicas. Las células madres, poseen la particularidad de poder dividirse y multiplicarse con diferenciación por largos periodos de tiempo. Al carecer de especialización, cuentan con un potencial nato para convertirse en cualquier tipo de célula.

En los laboratorios, hace años que lograron aislar a este tipo de células y, en ambientes controlados, dividirse y dar origen a nuevos elementos celulares: las células hijas. Estas células, pueden seguir dos caminos:

  • Convertirse en nuevas células madre, algo conocido como autorrenovación.
  • Diferenciarse en alguna de las células especializadas del organismo, con una función concreta como la que poseen las células sanguíneas, cerebrales, del músculo cardíaco, etc.

Investigadores y científicos, estudian esta técnica con la esperanza de comprender mejor la manera de la que se desarrollan algunas de las enfermedades que padecemos. Por otro lado, pretende buscar las células sanas que reemplacen a las enfermas, dentro de lo que se denomina como medicina regenerativa. En este caso, se trata de orientar a las células madre hacia la especialización para que se conviertan en las células capaces de reparar el tejido dañado.

Otra utilidad que tienen las células madres es la de probar y experimentar con los nuevos fármacos, ya que al ser probados sobre este tipo de células, se puede probar la seguridad y calidad de una medicación concreta en tejidos específicos.

Su origen procede, según los científicos de varias fuentes de células madre de los cuales vamos a hablar a continuación.

  • Las células madre embrionarias que provienen de embriones con pocos días de vida. A estas se las considera pluripotentes, lo que quiere decir que pueden dividirse en más células madre o convertirse en cualquier tipo de célula. Se utilizan para la reparación o regeneración de tejidos dañados.
  • Las células madre adultas, se encuentran en pequeña cantidad dentro de los tejidos adultos. Su capacidad para desarrollar diferentes tipos de células, es más limitada.
  • Las células madre adultas modificadas, se modifican, como su nombre indica, en laboratorios. Con esta modificación se consigue que tengan las mismas propiedades que las células madre embrionarias. Mediante la reprogramación genética, es posible utilizar células propias pero pluripotentes, lo que es muy eficaz para evitar el rechazo del sistema inmune.
  • Las células madre perinatales están presentes en el tejido amniótico y la sangre del cordón umbilical. Poseen la capacidad de especializarse en células de cualquier tejido del organismo.

En los últimos años, las investigaciones han dado como resultado la posibilidad de que las células madre de la pulpa dental y el ligamento periodontal, presenten las mismas características que las células mesenquimáticas presentes en la médula ósea. Hallazgo que ha propiciado un aumento de las investigaciones llevadas a cabo, por concederle un grado de importancia de índole médica. La facilidad para su obtención y la rapidez que tienen para multiplicarse pueden colocar a las células madre de los dientes dentro de un campo a considerar para el tratamiento de las patologías de carácter óseo, muscular y neurológico como puede ser la enfermedad de Parkinson.

Las células madre y la odontología

Como ya hemos comentado, la medicina regenerativa se sirve de la capacidad que poseen las células madre para diferenciarse y especializarse, haciendo posible la reparación de los tejidos dañados o enfermos. Para lograr eso, los científicos cultivan las células madre en un laboratorio y manipulan esa diferenciación. Posteriormente, las células manipuladas, se implantan en el tejido dañado de los pacientes.

Esta misma técnica, se está investigando e implementando dentro del campo de la odontología. Los avances logrados dentro del campo de la regeneración celular dental con células madre, han demostrado que las de origen dentario, pueden diferenciarse y originar varios tipos de tejido. Se multiplican a gran velocidad, lo que hace que las piezas dentarias constituyan una excelente fuente para obtener este tipo de células.

Ha sido posible obtener células madre de origen dental de cinco lugares diferentes, como la pulpa, el ligamento periodontal, los dientes primarios exfoliados, la papila dental y el folículo dentario.

El desarrollo de la regeneración dental a partir de las células madre, se encuentra en pleno proceso de investigación y los hallazgos son continuos y relevantes. Sin embargo, en el momento actual, su utilidad y aplicación se centra en la cirugía y la endodoncia.

Algunos de los posibles puntos de aplicación de las células madre en el campo de la regeneración dental son los siguientes:

  • El tejido óseo, donde las células madre pueden diferenciarse para regenerar el hueso craneofacial, de gran complejidad. Esto cobra mayor relevancia debido a su utilidad para el tratamiento de las deficiencias óseas de los maxilares, interviniendo en los traumatismos maxilofaciales y el abordaje de las fisuras del labio alveolo palatinas.
  • La dentina y la pulpa, poseen células madre que pueden diferenciarse en odontoblastos que tienen la capacidad de formar una nueva dentina o reparar el tejido pulpar que se encuentre dañado. Este tipo de aplicación pretende conservar la vitalidad de los dientes, lo que supone toda una revolución en el campo de la endodoncia.
  • En el ligamento periodontal, las células madre aisladas pueden diferenciarse en adipocitos, cementoblastos y células formadoras de colágeno. Por otro lado, logran la neoformación ósea en las zonas afectadas por la periodontitis mediante la implantación de células madre, siento en tal caso una medida terapéutica muy prometedora para el tratamiento de la piorrea.
  • Los dientes, es el lugar en el que se están centrando los últimos estudios, buscando que las células madre adultas, con una estimulación adecuada pueda originar un diente y el tejido óseo correspondiente.

Evidentemente, lograr hacer realidad este tipo de tratamientos, puede suponer un cambio definitivo en la manera de abordar la rehabilitación oral. Bastaría con las simple colocación de los implantes preparados bajo la encía del paciente, sin necesidad de perforar el hueso, para desarrollar de forma natural el nuevo diente. De esta manera, el nuevo diente, seria propio y se hallaría incluido dentro del sistema oral con sus propios componentes de sostén, como si se tratara del diente original. Con los debidos seguimientos y tratamientos, podría lograrse la erupción de un diente natural con la estética adecuada para que la pieza se integre en la arcada sin rechazo ni problemas.

En resumen, las células madre dentales, hacen pensar en un futuro muy prometedor para el tratamiento de todo tipo de lesiones y daños originados en la boca. Preservar la pulpa dental, lograr la sujeción natural de los dientes y reemplazar las piezas con dientes iguales a los originales, es una posibilidad, cada vez, más cercana. Lo que quiere decir que en un futuro no muy lejano, los tratamientos odontológicos, cambiarán sustancialmente.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos