Ourense, una tierra termal con una cultura del vino muy arraigada

Ourense, una tierra termal con una cultura del vino muy arraigada

Ourense es termalismo, es cultura, es belleza, es historia, es gastronomía, es naturaleza, es moda, es libertad, pero también es referente en la elaboración del vino. Por ello no es de extrañar que en Ourense exista una gran cultura del vino en torno a sus cuatro denominaciones de origen de este producto. Así, para que las conozcáis, vamos a mostrároslas en detalle.

  • Denominación de Origen Ribeiro. Creada en 1932, la Denominación de Origen Ribeiro es la más antigua de las gallegas y una de las DO históricas de Europa, pues es un vino que se elabora desde la época romana. Desde el siglo IX el vino ribeiro ha servido las mesas de muchos nobles, sobre todo entre los siglos XIV y XVI cuando se exportaba a varios países europeos. Curiosamente el ribeiro fue el primer vino occidental en llegar a América, de la mano de Cristóbal Colón, y durante siglos fue el principal vino de los reinos cristianos. Hoy es un vino muy popular y con gran proyección gracias al excepcional trabajo de recuperación realizado en los últimos años. Su producción superó las 14.200 toneladas de uva y los 8 millones de litros en 2015. El 85% de la producción es de vino blanco. 

En su elaboración, además de la maquina más puntera de Boada tecnología y otros proveedores, se utilizan diferentes variedades de uva, como treixadura, loureira, torrontés, albariño, albilla, godello, más las foráneas macabeo y palomino, entre las blancas; y caíño, ferrón, sousón, brancellao, mencía, garnacha y tempranillo en las tintas. El mayoritario ribeiro blanco se caracteriza por ser limpio y transparente, con tonalidades que van desde el pálido al pajizo, con reflejos verdosos. En nariz, aromas florales, a frutas y balsámicos. Además, la comarca de O Ribeiro es la zona comprendida en la confluencia de los ríos Miño, Avia, Arnoia y Barbantiño, al oeste de la provincia de Ourense. Su capital, y sede de la Denominación de Origen, es la histórica villa de Ribadavia.

  • Denominación de Origen Valdeorras. En el extremo oriental de la provincia de Ourense hasta los límites con León, se encuentra la comarca de Valdeorras, otra tradicional zona vinícola de Galicia también de origen romano. Muchas de sus bodegas continúan elaborando el vino bajo tierra, en cuevas excavadas para preservar la temperatura. Fue en 1945 cuando se reconoció la Denominación de Origen Valdeorras. La zona de producción ocupa las cuencas de los ríos Sil, Xares y Bibei, caracterizadas por la gran diversidad de suelos.

La uva godello es la principal variedad entre los vinos blancos, pero también se cultivan la doña blanca y la palomino. Entre las tintas, mencía y sousón predominan, acompañadas de otras minoritarias como brancellao, merenzao, negreda, garnacha tintorera, alicante, tempranillo y grao negro. Los godellos de Valdeorras son de fino aroma afrutado y buena estructura en boca, mientras que los tintos mencías tienen intenso color púrpura y un elegante aroma afrutado, de retrogusto intenso y prolongado. En este sentido, la producción en Valdeorras alcanzó en 2015 las 6.500 toneladas de uva y los cuatro millones de litros de vino.

  • Denominación de Origen Ribeira Sacra. Del legado de los monjes que durante siglos habitaron las inclinadas laderas del Miño y del Sil, recibimos hoy uno de sus más preciados tesoros, un vino excepcional que sorprende allá por donde pasa. La inigualable belleza del paisaje confiere aún más magia a los vinos que se producen en esta tierra plagada de monasterios. De ello toma el nombre de Ribeira Sacra, ya desde el siglo XII. Las inclinadas gargantas descienden en bancales o terrazas hacia los cauces de Miño y Sil, asentando sobre cada escalón los valientes viñedos de la denominada viticultura heroica. Un trabajo que en algunos viñedos obliga a renunciar a la maquinaria por la fuerte pendiente de las laderas. Así, en la espectacularidad de estos desfiladeros fluviales, se cultivan uvas como mencía, brancellao, merenzao, tempranillo, sousón y caiño tinto, entre las tintas; y albariño, loureira, treixadura, godello, doña blanca y torrontés entre las blancas. Los tintos (85% de la producción) se caracterizan por sus tonos rojos rubíes, violáceos, sabores frutales y notas minerales.

La DO Ribeira Sacra fue autorizada en 1996 y se divide en cinco subzonas en las provincias de Lugo y Ourense: Amandi, Chantada, Quiroga-Bibei, Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil. En 2015 se produjeron 6.200 toneladas de uva con una producción de 3,5 millones de litros de vino cualificado.

Denominación de Origen Monterrei, la otra joya ourensana

La Denominación de Origen Monterrei es la más pequeña y joven de las gallegas (1996) y se extiende por la comarca del mismo nombre, en torno a la localidad de Verín, en el sureste de la provincia de Ourense, una de las zonas más secas de Galicia. Se divide en dos subzonas: valle de Monterrei y ladera de Monterrei. Monterrei produjo 4.700 toneladas de uva en 2015, alcanzando los 2,4 millones de litros de vino. El 70% de su producción es de vinos blancos. Pese a su pequeño tamaño (no alcanza las 500 hectáreas y 24 bodegas) es una de las DO gallegas con mayor proyección de futuro. En la época de Felipe II fue también un vino que llegó a América y que, tras años de letargo, está recuperando su esplendor.

Sus vinos blancos son frescos y afrutados, golosos, muy potentes en nariz y de color amarillo pálido o pajizo. Se emplean uvas doña blanca, godello y treixadura, aunque también se autorizan albariño, blanca de Monterrei, caiño blanco y loureira. En cuanto a los tintos, destacan por su color rojo cereza con reflejos morados, muy limpio y brillante. En fase olfativa denotan intensos aromas a frutos rojos y frutas del bosque, mientras que en boca son armoniosos, frescos y con sabor a fruta madura. Sus uvas preferentes son mencía y merenzao, y se autoriza el uso de tempranillo, caiño tinto y sousón.