Lo que necesitas saber sobre la terapia Gestalt

Lo que necesitas saber sobre la terapia Gestalt

En la actualidad cada día son más las personas que quieren ser mejores seres humanos para sí mismos y para su alrededor. Quienes se suben al tren de buscar herramientas que les ayuden a solventar conflictos y a aprender cómo llevar una vida más sana emocional y psicológicamente, buscan encontrar una terapia que encaje con esta manera de pensar, y la Gestalt es una de ellas.

La Terapia Gestalt es una terapia perteneciente a la Psicología Humanista, la cual se caracteriza por no estar hecha exclusivamente para tratar enfermedades, sino también para desarrollar el potencial humano, ya que se enfoca más en los procesos que en los contenidos. La terapia Gestalt pone énfasis sobre lo que está sucediendo en un momento determinado, lo que se está pensando y sintiendo, más que en el pasado.

Por ello podemos decir que en este sentido, se habla del aquí y ahora, pero no para dejar de lado la historia de la persona, sino para mirar la  historia desde el presente, cómo se viven y afectan los hechos pasados a día de hoy. La persona es quien es, entre otros, por lo que ha vivido.

¿Cuáles son los principios de la terapia Gestalt?

Según los especialistas de Psi, Psicología, la terapia Gestalt se basa en la tradición de los procedimientos humanísticos y en una visión holística del mundo en la que los seres humanos son considerados como una unidad de cuerpo, alma y espíritu, integrados en un entorno social y ecológico.

Partiendo de esta premisa, podemos enfocarnos en conocer cuales son los principios en los que se fundamenta la terapia Gestalt, estos son:

  • Principio de cierre
  • Principio de semejanza
  • Principio de la proximidad
  • Principio de simetría
  • Principio de continuidad
  • Principio de dirección común
  • Principio de simplicidad
  • Principio de relación entre figura y fondo
  • Principio de equivalencia
  • Principio del cerramiento
  • Principio de la experiencia

Este tipo de terapia le da importancia a las emociones, que son nuestra forma de percibir el mundo a través del miedo o a través de la alegría, por ejemplo. Nos permiten entender cómo orientarnos en la vida, nos informan de cómo vivimos nuestras relaciones. Teniendo esto en mente podemos focalizar a grandes rasgos cuales son los principios fundamentales dentro de la terapia Gestalt de la siguiente manera:

  • La importancia de hacer contacto

Una de las principales premisas y que constituye el objetivo principal de la Terapia Gestalt consiste en orientar al paciente para que haga contacto con la realidad tal y como es, dejando de lado los mecanismos de defensa. Esto implica que el paciente debe darse cuenta de aquello que a pesar de que es la realidad, no logra mirarlo ni identificarlo claramente, puesto que lo ha ocultado o enmascarado tras mecanismos de defensa con los que se adaptó a vivir para no hacer frente quizás a una situación que le hace daño.

El principal objetivo es acompañar al paciente hasta que este logre por sí mismo hacer consciencia de que esa realidad le está impidiendo evolucionar o hacer contacto con sus sentimientos.

  • Vivir en el presente

En la Terapia Gestalt se le concede especial relevancia al aquí y ahora como el único momento importante y sobre el que se debe hacer hincapié para trabajar en el proceso personal. El pasado no se toma en consideración puesto que con respecto a este ya no se puede ejercer ninguna acción y el futuro es 100% incierto.

Sólo en el momento presente los individuos son capaces de ejecutar acciones y trabajar en aquellos aspectos que deseen mejorar, el estar en un tiempo diferente al presente no genera otra cosa que ansiedad por el desconocimiento. Por ende, el terapeuta orientará al cliente en todo momento para que mantenga su atención en el presente y en vivir de forma plena a nivel de sensaciones y sin juzgar todo lo que esté aconteciendo.

  • Ser dueño de sí mismo

Consiste en hacerse responsable en todo aquello que surge de cada uno como creación y parte de sí mismo. Es aceptar que todo lo que siento y cada una de las acciones son parte de cada persona. Por tanto, no se puede culpar a otras personas por aquello que le pertenece. No se toma en consideración si una acción es buena o mala desde el punto de vista ético, sólo que eso es parte del individuo como el todo que le constituye.

¿Cuáles son las técnicas más utilizadas en la terapia Gestalt?

A la hora de trabajar con pacientes, los profesionales del área utilizan muchas técnicas para que este pueda alcanzar su meta. En la terapia Gestalt hay muchas, sin embargo, las siguientes son de las más populares:

  • Asuntos pendientes

Tiene como objetivo trabajar con los asuntos que aún no han sido resueltos por el paciente y que, de una u otra manera le limitan en una o más áreas de su vida. Estos casos pueden darse cuando la persona no haya tenido, ni tenga la oportunidad de expresar lo que sentía a otra, o que se trate de una persona que ya ha fallecido.

  • Haciéndome responsable

Se trata de una técnica que tiene la finalidad de que el paciente se haga responsable de sus propias acciones, detecte las causas y se dé cuenta de sus necesidades.

Y es que sucede que muchas personas tienden a responsabilizar siempre a los demás de aquello que les pasa, lo que no les permite darse cuenta de que lo que le ocurre es el resultado de lo que hace o no el individuo, es decir, de sus propias acciones u omisiones.

Cuando se asume la responsabilidad de lo que nos ocurre, tomamos un papel más activo y esto nos facilita realizar los cambios necesarios para asumir el control.

  • Juego de proyecciones

El objetivo de esta técnica es que la persona logre identificar si aquella percepción acerca de alguien se trata de una realidad o una mera proyección de ella misma. El ser consciente de que se trata de una proyección, sirve de ayuda para hacerse consciente de partes con las que podría trabajar para lidiar mejor con ello.

  • La silla vacía

Esta es, en definitiva, una de las técnicas de la terapia Gestalt, más reconocidas y utilizadas por los terapeutas, debido a su sencillez y efectividad para liberar emociones. El objetivo de esta técnica es generar un diálogo emocional con algún aspecto de nosotros mismos o de una persona importante, haciendo un ejercicio de imaginación y ubicándose a sí mismo o a la otra persona, en la silla vacía. Hacer esto permite que la persona pueda trabajar con sus conflictos personales internos e incluso interpersonales. Por medio de este diálogo emocional, el paciente puede ver la situación desde una perspectiva distinta y por lo tanto comprenderse mejor a él mismo.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia Gestalt?

Cuando se trabaja con terapia Gestalt, el paciente no solo logra solventar conflictos consigo mismo y con otros, sino también conseguir hacer cambios internos que le ayuden en su crecimiento personal, pues se alcanzan objetivos como:

  • Autoconocimiento

A través de la Terapia Gestalt se obtiene un incremento en el autoconocimiento, lo cual concede al individuo las herramientas necesarias para su crecimiento personal y un incremento en su capacidad de satisfacción, lo que significa que entrará en contacto con la satisfacción de sus necesidades.

El autoconocimiento hace posible que las personas entren en contacto con sus emociones, lo cual, entre otras cosas, acrecienta la posibilidad de un aumento en el autocontrol y esto ayuda a mejorar las relaciones interpersonales.

  • Mayor aceptación

En la medida en que una persona se conoce a sí misma y se hace consciente de todo lo que está sintiendo, entra en contacto con quien es realmente. En este particular, el mayor beneficio es poseer el conocimiento de todas las características que le definen como ser humano y desde allí saber cuáles son sus virtudes, defectos, fortalezas y debilidades.

Esto ayuda con el fortalecimiento de la autoestima, la autoaceptación y un incremento en el amor propio, pues si una persona se acepta a sí misma tal y como es, logrará gestionar mejor sus emociones y por ende, los conflictos.

  • Libertad de acción

El autoconocimiento profundo, la conexión continua consigo mismo y la autoestima sana le brindan al paciente una especie de libertad de acción fundamentada en la certeza de que todo aquello que parte de sí le pertenece y le define como ser. Eso significa que actúa desde la base del conocimiento de que es un ser humano integral con defectos, virtudes, fortalezas y debilidades, mientras se asume como único, irrepetible y responsable de cada uno de sus actos.

Teniendo esto en mente, podemos concluir que el objetivo de la Terapia Gestalt no es como tal crear seres humanos felices, porque la felicidad se trata de pequeños momentos, sino conscientes del valor de todas las cosas que nos producen felicidad. Pero teniendo siempre en mente que es su responsabilidad individual asumir en todo momento cómo se sienten, así como todo lo que proviene de ellos.