¿Qué ver en Sevilla en dos días

¿Qué ver en Sevilla en dos días

Una de las ciudades más bonitas de España y del mundo es, sin duda, Sevilla. Mucha historia y un ambiente especial, que hacen que los turistas, como nos aseguran desde el Hotel Mercer Sevilla, queden encantados de la experiencia y con ganas de volver, porque es cierto que cuando se conoce la capital andaluza, siempre se quiere repetir. Lo mejor que se puede hacer en la capital hispalense es mínimo pasar un fin de semana para una primera toma de contacto.

Sevilla, una ciudad que merece la pena visitar

Estamos ante una ciudad a la que mucha gente considera fundamental visitar cuando se viaja por España, pues tiene algo especial, no es solo su gente, también el arte y la rica gastronomía con la que cuenta.

Esta urbe por la que pasa el Guadalquivir tiene el casco histórico de mayor tamaño de España y una serie de lugares turísticos tan mágicos para descubrir como son la Giralda, el Alcazar o la Catedral. Sitios que si preguntásemos a muchos españoles, nos dirían, sin duda, que es de los más bonitos en España.

¿Qué podemos ver en Sevilla en un fin de semana o un par de días?

La ciudad sevillana es de las más habitadas de Andalucía y la cuarta en habitantes de las ciudades españolas. Su tamaño y riqueza patrimonial hace que tengamos infinidad de sitios para ser visitados.

Merece la pena reseñar el puerto sevillano, que es el único puerto marítimo español en una zona de interior, puesto que Sevilla se sitúa a unos 80 kilómetros del Atlántico. El Guadalquivir, es navegable, desde Sevilla hasta donde desemboca, la población de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

La Catedral de Sevilla

La estrella es sin duda la Catedral de Sevilla, siendo la catedral de estilo gótico de mayor tamaño del planeta y es también el templo gótico tercero de la confesión católico después de San Pedro de Roma y la Iglesia londinense de San Pablo.

Los historiadores dicen que empezó a construirse en 1401, aunque los primeros escritos dicen que fue en 1433. Se comenzó a construir por encima de lo que fue la antigua mezquita, conservándose el Patio de los Naranjos y el alminar. Es lo que ahora es la Giralda. En ella está enterrado Cristobal Colón y algunos reyes de Castilla.

Hablamos de un sitio espectacular desde el punto de vista arquitectónico y de un tamaño realmente colosal y que impresiona.

La Giralda

Es de las torres campanario más famosas del mundo. Forma parte de la catedral y cuando terminó su construcción, llegó a ser la torre más elevada del mundo, casi tiene 100 metros de altura.

La giralda ahora es uno de los principales símbolos de la ciudad y de Andalucía. La torre se llegó a construir con dios cuerpos unidos que dejan bien clara la fusión de culturas que tanto caracteriza a la ciudad.

La parte que tiene más antigüedad es musulmana, comenzó a construir en 1184, donde Abu Yaqub Yusuf con la misión de que fuera el alminar de la mezquita. Algo importante que conviene conocer es que la Giralda carece de escaleras, teniendo 35 rampas, para que pudiera subir el caballo del sultán y así ver Sevilla.

Corría el siglo XVI cuando se añadió el campanario y el piso superior, realizado en estilo del renacimiento.

Espectacular lugar que merece la pena conocer y donde es básico conocer si lo que se quiere es estar en un sitio que parece mentira que se encuentre en Europa, pues el origen árabe es bastante acentuado.

Podríamos decir que esta visita es la que consideramos imprescindible y que no debes perderte si visitas Sevilla.  Luego no digas que no te lo hemos contado.

Torre del Oro

Otro de los monumentos clave en la ciudad, con una altura más modesta, pues tiene 36 metros, en una situación geográfica idea, pues está justo al lado de la Plaza de Toros de la Maestranza, junto al Guadalquivir. En la antigüedad valía para cerrar el paso gracias a un tramo de la muralla, pues estaba unida a la Torre de la Plata, defendiendo el Alcázar.

Quizá cuando la ves de cerca no te parece demasiado grande, pero el marco incomparable donde se encuentra, unido a la belleza de la torre, hace que merezca mucho la pena visitarla.

Real Alcázar de Sevilla

Así es como se llama el principal palacio de la ciudad, que fue construido a plazos, dependiendo de la época histórica que tocara vivir. Comenzó a edificarse en la Edad media, siguiendo la construcción en época islámica y después de la conquista por parte de los cristianos.  Cuenta con un espacio mudéjar y otro de estilo gótico. Las diferentes reformas que luego vinieron hicieron que se aplicaran toques renacentistas y barrocos.

Curiosamente es la residencia de la Familia Real cuando ellos vienen a Sevilla, pero verdaderamente se usa más con motivos turísticos, puesto que no se le da demasiados usos. El que sea palacio real ha hecho que sea el de mayor antigüedad de Europa, así como uno de los más interesantes que ver en Sevilla durante dos días.

Barrio de Triana

La barriada más típicamente sevillana. Se sitúa en la zona oeste de la ciudad, junto al Guadalquivir, al otro lado del centro. Si se cruza el famoso puente, se puede llegar a un sitio de enorme tradición, con magníficas vistas al río y un mercado de abastos de lo más curioso.

En Triana parece que no pasa el tiempo y es un sitio de lo más recomendable para ser visitado. Aunque no tiene demasiados monumentos ni enclaves dignos de visita, si que es interesante andar por las calles, irse de tapas y lo más importante, vivir el ambiente que es sin duda un sitio mágico.

Archivo de Indias

El Archivo de Indias fue creado por Carlos III cuando el siglo XVIII daba sus últimos coletazos, centralizando la documentación que se iba creando en los territorios españoles más allá del territorio peninsular, lo que denominaban las antiguas Indias.

En este archivo hay más de 40.000 legajos, 80 millones de páginas y 8.000 mapas y dibujos que llegaron de muchos organismos que se encargaban de la administración de los territorios de ultramar.

Plaza de España

Esta plaza se ubica dentro del Parque de María Luisa, siendo construida por Aníbal González y es famosa por su belleza y por haber sido sitio elegido para el rodaje de Star Wars.

El Parque de Maria Luisa

El sitio que ahora ocupa este parque, primeramente, lo conformaban los jardines que eran de propiedad privada en el palacio de San Telmo.  Al final del siglo XIX, fueron donados a Sevilla, pasando a ser su principal pulmón y el primer parque de la ciudad, que se inauguró en 1914.

En su interior podemos encontrar, tanto la anteriormente mencionada Plaza de España como la de América, que se construyeron ambas para la Exposición de 1929. Estos han sido las zonas de interés para el turismo  de mayor importancia a la hora de visitar el Parque, que es uno de los sitios más bonitos para ver en Sevilla.

Santa Cruz

Otra de las barriadas más famosas de Sevilla y con más esencial, puede ser que el de mayor fama y tráfico de Sevilla. Santa Cruz es de los más populares y las casas señoriales y de antigüedad, así como sus patios repletos de flores y el buen ambiente que se vive en esta zona. Estamos ante un barrio encantador y que también hay que conocer si estás en Sevilla en un fin de semana.

Lo mejor es andar por él con tranquilidad, pues vas a poder disfrutar de los colores, sus gentes, la temperatura. Toda una experiencia.

En tiempos de reconquista de Sevilla a los musulmanes, lo que hicieron los judíos fue instalarse en este barrio y se pueden ver ciertos toques de aquella época, así como detalles entre las calles. Uno de ellos es el cementerio judío que es realmente un lugar curioso de ver de la ciudad.

Las setas de Sevilla

Así es como es conocido el proyecto Metropol Parasol. Básicamente es una estructura que tiene fama de pérgola. Cuenta con 150 metros de largo, 70 metros de ancho y su altura es de 26 metros, albergando un mercado de gran tradición, así como una plaza de espectáculos, además de un interesante museo arqueológico. Destacamos el mirador, el cual ofrece una vista del casco viejo de la ciudad.

Esperamos que después de todos estos interesantes puntos tengan claro qué es lo que merece la pena conocer de Sevilla, una ciudad llena de magia donde se pueden descubrir lugares realmente interesantes y donde, sin duda, puedes vivir una experiencia que solo una ciudad con personalidad te puede ofrecer.

Dos días son suficientes para hacerse una idea, pero si quieres conocerla más a fondo, tendrás que volver en otra ocasión, una magnífica excusa, no te parece. Así que ya sabes, disfruta mucho de todo lo que Sevilla ofrece a su visitante, que ciertamente es mucho y donde además podrás escuchar flamenco de calidad en directo ¿a qué esperas?